El verano suele ser el momento del año que elegimos para desconectar y vivir de manera relajada, tanto si vamos de vacaciones como si no. Nuevas comidas, bocadillos para acompañar una excursión, cafés para alargar las noches de ocio… «¿Que se me ha caído un empaste? A la vuelta ya haré la visita al dentista».

No te vamos a pedir que interrumpas tu descanso para ir al dentista excepto si se te presenta una incidencia seria, en cuyo caso serás tú quien busque un profesional estés donde estés. Lo que sí te recomendamos es que tu vuelta a la rutina incluya una revisión odontológica, que en ocasiones puede ser tu primera visita al dentista del año, si has tenido suerte y no adoras el turrón duro.

Vamos a ver por qué septiembre, octubre a más tardar, es el momento ideal para pasarte por la consulta de tu odontólogo de confianza.

7 razones por las que ir al dentista después del verano

 

E

Tal vez necesites una limpieza dental

Hay personas que acumulan más sarro que otras. Muchas veces, la culpa es nuestra, que no nos sabemos cepillar correctamente. En otros casos, el pH de la saliva puede estar un poco alterado y no colaborar.

Si tu boca está sana o controlada, tal vez no hayas visitado al dentista desde el año pasado, y se recomienda realizar una limpieza anual de media, porque aunque tú no lo veas, estás acumulando sarro y placa bacteriana que puede terminar dándote un susto en forma de caries o de enfermedades periodontales.

E

Revisión para comprobar que todo está en orden

A veces se nos desprende un empaste o se nos rompe un trocito de una muela y ni nos enteramos. Las revisiones rutinarias detectan estos problemas antes de que nuestra pieza peligre y también sirven para la detección precoz de algunos tumores que pueden aparecer en la boca. No todo son caries y ortodoncias, el odontólogo realiza una labor imprescindible en la prevención de muchas enfermedades de la dentadura y de la cavidad bucal.

E

Repaso a las encías

La revisión rutinaria puede aconsejar que uses un tratamiento para las encías durante un tiempo, con el fin de contener una incipiente gingivitis. De no controlarse a tiempo, las enfermedades de las encías terminan degenerando en piorrea y esta suele producir la pérdida de piezas en la zona afectada, incluso aunque las piezas estén sanas.

E

Es un buen momento para someterte a un blanqueamiento

Cafés, té helado, tinto de verano y algunas comidas exóticas habrán amarilleado tus dientes. Si las manchas son superficiales, un buen producto blanqueante unido a un cambio de hábitos puede ser suficiente, pero si has ido dejando el problema avanzar es probable que necesites más que un dentífrico blanqueador.

Los tratamientos profesionales de blanqueamiento dental o la colocación de carillas requieren de varias sesiones y ahora sabes que no vas a dejarlas a medias porque las vacaciones de Navidad todavía están lejanas.

E

Bruxismo

El bruxismo empeora con el estrés y la vuelta a los estudios o al trabajo puede resultar estresante. Si de repente tus muelas se han vuelto frágiles, te duelen las sienes o te despiertas por masticar con fuerza el aire, consulta con tu odontólogo. Es probable que necesites usar una férula de descarga antes de perder la mitad de tus molares.

E

Implantes

La colocación de un implante de titanio requiere entre cuatro y seis meses desde el inicio hasta la colocación de la pieza de porcelana, si todo va bien. Durante ese periodo hay etapas en las que las visitas al odontólogo son frecuentes y necesarias. Por ello, lo mejor es dejar la colocación de un implante para el otoño o, si nos hemos despistado, el año nuevo.

E

Cambio de rutina en caso de necesidad

Te hemos expuesto los casos más comunes por los que conviene visitar al dentista al terminar el verano, pero hay otros motivos. Puede haber salido al mercado un nuevo dentífrico, un irrigador o un suplemento nutricional que sean mejores para algún problema que padezcas que los que venías usando. Tu dentista no los vende, por lo que es imparcial. No dudes en pedirle consejo.

Al igual que a la vuelta del verano nos preocupamos por mimar más la piel o de perder los kilos causados por la buena mesa y el descanso, no debemos descuidar la salud de nuestra boca. La vuelta a la rutina es el momento perfecto para realizar una revisión y para comenzar determinados tratamientos.

Clínica Dental Sant Jaume

Somos un equipo de profesionales comprometidos con la salud y estética bucodental de nuestros pacientes, ofreciendo en todo momento tratamientos dentales de calidad y las técnicas odontológicas más avanzadas.

CONSIGUE TU PRIMERA CONSULTA GRATUITA

965 85 68 01

Escríbenos
💬¿Necesitas solicitar una cita?
Hola👋, si necesitas algo estamos por aquí para charlar por WhatsApp, no te quedes con la duda 😊